C.E.I.P. "Blas Infante" - Fuente Carreteros

Aumentar TEXTO disminuir texto

Espacio privado | Mapa | Colaborar

C.E.I.P. "Blas Infante" - Fuente Carreteros


Portada del sitio > 2. Actividades Extraescolares y Celebraciones > ¡ Espártaco, qué tristidad!

¡ Espártaco, qué tristidad!

Viernes 26 de noviembre de 2010, por Miriam Collado (actualizado el 27 de noviembre de 2010)    Ver en formato PDF


Solo quien haya acudido a esta, nuestra primera excursión del curso, podría entender el título que encabeza este artículo. Reírnos fue una de las cosas que más hicimos. Y no es que fuésemos precisamente a un circo, ni a un concurso de chistes… pero hay que reconocer que fue una excursión muy divertida. Después de un fatídico día de lluvia y viento, el miércoles 10 de noviembre amaneció bastante despejado.

Antes de las 9 de la mañana, los cursos de 1º, 2º, 3º y 4º de Primaria, nos dirigimos a Carmona, donde nos esperaba una jornada bastante entretenida.

La noche había sido un poco larga para algunos, que no conciliaron el sueño por la emoción del día siguiente. Así que el viaje hasta Carmona estuvo cargado de risas y buenos momentos.

Nada más llegar allí, nos esperaban los monitores que nos acompañarían durante toda la excursión.

La Necrópolis, antiguas tumbas romanas, fue el punto de inicio.

Cuando uno de los guías nos daba las primeras recomendaciones para el trayecto que nos esperaba, nos sorprendió un centurión romano, que apareció dando voces. Algunos niños se asustaron, otros corrieron al lado de las maestras, otros lloraron… y lloraron… y lloraron…

Una vez que el ambiente se hubo calmado, el centurión, o “cinturón” para el alumnado, nos obligó a ser sus esclavos si queríamos continuar con la visita.

Nos llevaron a una de las tumbas mejor conservadas, donde entre todos representamos un rito funerario romano.

Uno de los alumnos fue elegido para hacer de muerto; otros alumnos eran sus familiares; otros sus amigos; otros los músicos que acompañaban el entierro (cada uno con flautas, panderetas y demás instrumentos); otros los que cargaban las antorchas que luego servirían para quemar el cuerpo del muerto y otras alumnas eran las plañideras contratadas para llorar al muerto. Éstas, más que llorar, reían y reían porque toda la actuación resultaba graciosa.

Y entonces… en vez de decir que llorasen con tristeza, alguien, en medio de tanta confusión dijo “con tristidad”. Las risotadas fueron aun mayores, pero se aumentaron más cuando la madre del muerto, que tenía que llorar por él, en vez de llamarlo Espartaco, acentuó la primera “a” gritando “¡Espártaco, Espártaco!”.

La verdad es que vivirlo en aquellos momentos es lo que convierte todo esto en divertido.

Una vez terminado el funeral, armaron a cada niño con espadas y escudos y nos condujeron al Alcázar, tomando un pequeño descanso entre medias para desayunar.

Al llegar allí había que pelear contra los cartagineses, enemigos de los romanos.

La entrada fue algo violenta porque cayeron piedras y antorchas de fuego desde arriba del castillo. Gracias a que nos cubrimos las cabezas con los escudos, salimos sanos y salvos de todo aquello.

Dentro del Alcázar, el centurión luchó contra los cartagineses y rescató a una patricia romana.

Algunos llantos volvieron a surgir, porque todo parecía muy real. Pero enseguida la representación teatral llegaría a su fin.

La visita al lugar sagrado de un viejo augur, en una sala del Alcázar, hizo que todos consiguiésemos la libertad y no fuésemos más esclavos de Roma.

Cansados por el cúmulo de emociones, regresamos a casa recordando cada uno de los momentos que nos habían hecho disfrutar en esa mañana.

En las fotos observaréis las caras de asombro, emoción, entretenimiento y buen humor de todos los que fuimos a la excursión.

Comentar este artículo

2 Mensajes del foro

  • ¡ Espártaco, qué tristidad!

    1ro de diciembre de 2010 15:58

    Hola a todos. Me encanta la excursión que habéis tenido seguro que lo pasasteis genial, me recuerda un poco a la del Castillo de Almodóvar y también me recuerda el curso que pasé en Carmona es una ciudad preciosa que tiene mucho que ver.

    Miriam guapa felicidades por el artículo haz muchos como este para que los que ya no estamos allí podamos seguir disfrutando en cierta manera del cole.

    Muchos besos para todos y sobre todo para mis alumnos guapos: Raúl, Adrián de la Rosa, Adrián Ghitán, Andrea, Anabel, Ana, Nerea, Eli, José Mª, Juanma, Óscar y Jesús.

    La maestra Lourdes

    Responder este mensaje

  • ¡ Espártaco, qué tristidad!

    14 de febrero de 2011 21:17, por rocio cobos
    Hola a todos /as que guapos/as estais, y sobre todo que cambiados y que grandotes. He visto tambien en las fotos algunas maestras que guay que recuerdos mas bonitos. Seguir asi de bien y pasandoselo tan bien como siempre y aprendiendo mucho. UN BESOTE muy ¡¡¡¡¡¡¡¡¡ GRANNNNNDEEEEEEEEEE ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ saludos de la monitora Rocio....

    Responder este mensaje


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | SPIP | esqueleto lubrin | visitas: 485390 | hit counter | |